Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

lunes, 16 de febrero de 2015

Desconferénciate otra vez...

Oscar, Irene, Miguel Angel, Eva, Miguel Angel,
Mònica y Angel en Barcelona el 1/4/2011
Corría el 2011, en twitter la conversación era un hervidero, cada martes un tweetup con el grupo impronunciable, los "simpatizantes" de #hcsmeuES y día, a día más ganas de reunirnos, más ganas de trabajar juntos, más ganas de .... desconferenciarnos. Fue entonces cuando por primera vez creímos (7 entusiastas un poco locuelos a decir verdad) que era posible organizar un evento en el que un grupo de personas de la más diversa índole participase con voz y voto. Creímos que era el momento de vernos, oirnos y sentirnos en el mismo espacio tras meses conversando y debatiendo en la Red. Y sí, los 7 de la foto nos líamos a organizar la 1a desconferencia más o menos generosa en participantes en España (siéntolo por los que digan que la primera desconferencia fue el 1r Congreso de la blogosfera, ilusión se puso pero de desconferencia, tuvo poco o nada). 
No voy a contaros como fue el encuentro de #hcsmeuES un 1 de abril de 2011 Barcelona, en Wikisanidad tenéis mucho material y en este blog también
1, 2, 3 futbolín

Lo que ha ocurrido, es que viendo el otro día el post de Miguel Angel en su Salud con cosas: El fin de los congresos aburridos: ¿probamos con una desconferencia? me acordé de esa 1a desconferencia y de la 2a que he organizado hace apenas 3 meses en Madrid. Sí, parece que lo de desconferenciarme me va y me entusiasma, pues ya he tropezado dos veces con la misma piedra y bien a gustito. 

La desconferencia #Sherpas20 del 4 de noviembre en Madrid nos ha dado "alas" para iniciar un movimiento a favor de reducir la brecha digital en salud y en breve se publicará el Cómo se hizo.

Con dos desconferencias de 75 y 50 personas a mis espaldas sí que me vais a permitir, proponer "cuartro reglas más" a las 10 publicadas en la editorial de PLOS Ten Simple Rules for Organizing an Unconference:

  • Elige un espacio agradable y "diferente" 
Para un evento diferente mejor buscar un decorado diferente. La última vez nos desconferenciamos en un garaje que tenía un futbolín y algunos otros elementos curiosos. El espacio era diáfano y se podía montar y desmontar a voluntad. Los participantes agradecieron no estar "encorsetados" en un espacio rígido y cambiar de ubicación y compañía en cada bloque de trabajo (sí, eso también, mezcla y remezcla al personal que da muy buenos resultados).
  • Sin wifi y sin enchufes ni lo intentes
Los desconferenciantes acostumbran a ser digitales o muy digitales por lo que, pueden pasar sin comer, casi sin beber pero sin conectarse, ni comunicarse va a ser que no. Una buena idea es disponer en cada mesa de trabajo un "ladrón" con al menos tantos enchufes como participantes (y si pueden ser más mejor, algunos llevamos más de un juguete eléctrico!)
  • Vigila el tiempo que vas a invertir en la desconferencia
Los asistentes vienen entusiasmados a la reunión, con ganas, muchas ganas de opinar, discutir, proponer, debatir y mucho más haciendo un esfuerzo intelectual grande, grande. Así, os recomiendo dividir el evento en bloques de como mucho 90 minutos de duración intercalando pequeños descansos. A ser posible no superar las 4-5 horas de trabajo efectivo, a partir de ese momento "las neuronas quedaron exprimidas y dan para poco más.

  • Todo cambia, nada permanece
Si montas una desconferencia para explicar "tu cuento" y buscas el asentimiento incondicional de los desconferenciantes, olvídalo, eso no va a ocurrir. Si te atreves a desconferenciar a un grupo de personas, heterogéneo, con fuerte personalidad, referentes en su colectivo y/o especialidad, casi, casi os puedo asegurar que "tu cuento" acabará dado la vuelta como un calcetín. Si te atreviste a probarlo, el nuevo calcetín del revés será el resultado real de la tan oída inteligencia colectiva practicada en estado puro (no te enfades, puede suceder y sucederá pero 24 horas después estarás contento con el resultado).

Pues venga, quien es el próximo? Cantamos aquello de desconferénciate otra vez, desconferénciate otra vez! 

lunes, 12 de enero de 2015

Y vosotros como lo véis?

Apenas dos días antes de iniciar las tan esperadas vacaciones de Navidad, Alvaro Bosch de PMFarma me llamó y me propuso llevar a cabo una videoentrevista. Le pregunté sobre que quería charlar, si había un guión previo o si empezábamos a hablar y así pim-pam de uno a otro íbamos a ir evolucionando en los dimes y diretes de la salud 2.0, la esalud, la salud móvil y alrededores. Me envió algunas posibles preguntas poniendo el foco en mi visión profesional/personal desde un laboratorio farmacéutico.

Decir que empecé nerviosa, con ganas de compartir lo que me han enseñado 20 años en el mundo digital, 15 de ellos en el sector farmacéutico y una vez más, Álvaro me hizo hablar de mí (Uf, eso si que me cuesta!).

Bueno, aquí os dejo el resultado de 14 minutos de duración. No es obligatorio ver el video completo, ni tan solo un cachito pero si tenéis ganas de preguntar, debatir o contradecir todo o parte de lo que digo os invito a hacerlo vía comentarios en el post o silbándome por el canal i/o canales que más os apetezca, ya sabéis, viva la omnicanalidad!!!


jueves, 8 de enero de 2015

Omnicanalidad: el foco en la conversación.

Desde hace bastante tiempo me comunico "digitalmente" con mucha gente: familia, colegas, amigos, conocidos y saludados entre otros. Al principio, cuando quería contactar con alguien, llamaba por teléfono, pero paulatinamente he ido sumando "entornos" digitales compartidos en función de mis tres criterios personales:
  • El conocimiento digital que tengo de mi interlocutor (si es más de mail que de llamada telefónica por ejemplo, o si ahora está colgado de twitter o se pasa el día mirando los globitos de  su whatsapp en la pantalla de su smartphone).
  • La urgencia de contactar (aparezco en su canal digital principal de comunicación y si obtengo una respuesta favorable llamo por teléfono).  
  • El mensaje a comunicar (si la respuesta que espero obtener son monosílabos del tipo ok, sí, no, habitualmente lanzo un mensaje directo en twitter o un whatsapp y habitualmente en segundos obtengo la respuesta a mi pregunta, seguramente antes que si llamo por teléfono que no siempre "se puede hablar").  
Conversaciones alrededor de una mesa
que suben a Instagram
Como véis, mi estrategia multicanal es más bien escasa o incluso nula cuando quiero comunicarme con alguien, me importa "el alguien" y "el mensaje" a transmitir. El canal o los canales que utilizo puedo mezclarlos, complementarlos y combinarlos casi sin darme cuenta.
Muchos de los que me conocéis "en vivo y en directo" os sorprendéis cuando en una misma conversación, con personas diferentes, puedo hablar en català y castellano de manera indistinta, con una frase en cada idioma e incluso empezar una frase en castellano y acabarla en català. No, no os asustéis, eso es normal o mejor dicho normalizado cuando eres absolutamente bilingüe e incluso no te das cuenta del cambio de idioma ya que lo importante es "qué le dices a quién". Y ahí está la cuestión, que el concepto "archivendido" de estrategia multicanal a mí no me va.
No me sentí cómoda en el 2014 con él, pues como habéis leído hace un momento, yo combino varios idiomas (he llegado a sumar italiano e inglés en una misma conversación) "normalmente" y me comunico "en varios canales" también de manera combinada y secuencial (te mando un DM y te pregunto si puedes hablar por teléfono, conversamos y hacemos referencia a un archivo que te comparto con un link por whatsapp, o mail o el canal al que te sea más sencillo acceder en aquel momento, por ejemplo!). 

Y casi sin querer tropecé con el concepto de Omnicanalidad en contraposición a la multicanalidad y ése sí que me encajó. La omnicanalidad da respuesta a esa "actitud 2.0" de la que tanto hemos hablado, la que vuelve a centrar los procesos en los usuarios. Un usuario omnicanal es: el que desea comunicarse con la marca/empresa/entidad en cualquier momento y lugar desde diversos canales esperando una experiencia satisfactoria en todos y cada uno de ellos. Ya no le importa el canal, que se vuelve transparente, el foco vuelve a estar puesto en la esencia de la comunicación: el emisor (persona/marca/empresa/entidad), el mensaje y el receptor (paciente/usuario/cliente/audiencia). 

Así, los que en 2013 y 2014 vendieron estrategias multicanal van a tener que empezar a rediseñar su discurso,  ya que los canales (que no los puentes amigos #sherpas20) se han vuelto transparentes para mezclarlos normalmente en tiempo y lugar sin que la conversación se interrumpa ni se altere.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Sonrisas y alguna lágrima

Yo creo que ya son 10 años o más que al llegar el mes de diciembre me acerco a un centro de acogida de niños y niñas en Badalona. Todo empezó hace más de 18 años en la empresa en la que trabajo con un pequeño concurso de dibujo y unos modestos regalos de Navidad. Desde entonces, sin interrupciones, cada Navidad se ha sido fiel a tan esperada cita. No os mentiré si os digo que son fechas complicadas pues coinciden con festivales infantiles, compras pendientes y cenas varias pero a pesar de ello, siempre he intentado acudir a tan señalado compromiso. Cuando se acerca el día me acuerdo de los chavales que veo año tras año una sola vez; me pregunto si seguirán allí, como habrán crecido, como les habrán ido las cosas, quienes ya no estarán pues abandonaron el centro y quienes acabarán de incorporarse. 
Payasas mágicas
A golpe de Navidades ellos y nosotros, nosotros y ellos nos hemos ido conociendo, nos hemos ido acostumbrando a esa tarde, a esa esperada tarde. Es el momento de conocer a los ganadores, de escuchar villancicos y poesías preparadas con ilusión junto a sus educadores. Es el instante feliz, es una sonrisa, unos ojos brillantes, una carcajada sincera que te llegan hondo, muy hondo!!! Este año, además, todos juntos, hemos bailado, hemos reído, nos hemos sorprendido con trucos de magia y Papá Noel, ha sido el rey de la fiesta cargado de regalos largamente esperados. 

Y, entre sonrisa y sonrisa descubro una lágrima furtiva en una mejilla, unos ojos oscuros que se empañan y me miran fijamente, un sollozo ahogado apenas perceptible. Y me acerco, con el corazón encogido, roto, lloroso, y la abrazo, la envuelvo con mis brazos mientras tiembla y llora. ¿Qué le pasa a la princesa? Tristeza y desconsuelo infinitos en brazos ajenos. Y así, fundidas en un abrazo parece que el reloj se ha parado. Le limpio las lágrimas, le doy un beso y la princesa sonríe tímidamente. 

¿Qué secretos guardarán niños y niñas en el centro? Si os digo la verdad nunca he preguntado porqué están allí. Prefiero guardar como un tesoro la tarde vivida y los momentos compartidos, conservar los abrazos y los besos dados y recibidos con infinito cariño al lado del baño de realidad que me llevo bajo el brazo. 

Y al día siguiente, hablando con el Consejero de la empresa en la que trabajo, al comentar la tarde pasada en el centro con los 44 niños y niñas y sus educadores me dijo: pasar una tarde al año con ellos me sabe a poco, nos vamos y nos olvidamos hasta el año que viene. Creo que una vez al año no basta, me apetece volver a estar con ellos, volver a compartir espacio y tiempo

Desde el 22/12 tengo el corazón en un puño, yo también echo de menos a los chavales con los que compartí risas y lágrimas, yo también echo de menos volver a compartir con ellos momentos irrepetibles! Y sí, quiero volver a disfrutar, más de una vez al año, todo lo que me aportan y todo lo que nos damos y recibimos con ese gesto sencillo que es un caluroso y fuerte abrazo. 

“Conectarse sin emoción es como no estar conectados. El abrazo nos hace sentir bien, alivia la soledad, ayuda a superar el miedo… Y no hay que olvidar que las personas que abrazan envejecen más despacio. En casa, en el coche, en la calle, si estás con un amigo, con tus hijos, tus padres, tus abuelos, los vecinos… Recuerda cada día que un abrazo verdadero, de al menos seis segundos, es una gran terapia para todos“.

Elsa Punset, “Una mochila para el universo“

domingo, 30 de noviembre de 2014

Por una sonrisa... un video

Esta semana que dejamos atrás ha sido especialmente intensa en cuestiones profesionales. He sido absorbida por proyectos ya empezados, proyectados y sobrevenidos. 

Este 2014 se está conviertiendo en el año del RE: reaprendo, me recoloco, me reajusto y me readapto a personas y maneras de hacer. Tengo la suerte de compartir inquietudes, dudas, incertidumbres y muchísimo esfuerzo comunicativo con Víctor (os acordáis, mi coworkerEsther, Ainhoa e Isabel. Además está siendo un año de poner el foco en responsabilidad social corporativa y nuestro Consejero está muy comprometido, lo que nos llena de ilusión y mucho, mucho trabajo.

Se acerca la Navidad y es tradición reunirnos todos los que trabajamos en la sede de Badalona, pero hemos ido creciendo, cada vez somos más y "ya no cabemos!". Si a ello le sumamos los frenéticos ritmos de trabajo habituales, es difícil convivir en espacios y momentos más allá de los estrictamente profesionales. Y con todo este chup chup a nuestro alrededor, se nos ocurrió con Víctor despedir el 2014 y dar la bienvenida al 2015 de una manera especial. Hemos sobrevivido a 11 meses muy complicados, con nubarrones y alguna que otra tormenta por lo que nuestra Organización se merecía un "auto-regalo".

Y... decidimos juntar:

 Sonrisas + videosysalud + sherpas20 = video TODOS JUNTOS SUMAMOS

Así, tras algunos días pensando en qué, cómo y cuándo, con una mochila a la espalda cargada de ilusión y ayudados por un equipo de rodaje, pasamos 8 horas grabando a más de 170 personas. Empezamos sin saber muy bien como iba a ir la sesión, entrando primero discretamente y luego con emoción en oficinas, despachos, laboratorios, almacenes, talleres, áreas de fabricación, comedor, áreas de descanso y cualquier sitio en el que hubiera alguien con ganas de regalarnos su mejor sonrisa. No era necesario ser actor ni artista, no era necesario tener preparado ni discurso ni actuación sólo buscábamos una amplia sonrisa y el símbolo "más" con las manos. Y... la de sonrisas que nos regalaron, una detrás de otra, primero tímidamente, luego en pareja, en tríos, en grupos, con los dedos, con lápices, con bolígrafos, con llaves inglesas, mirando un plano, abriendo una puerta, bajando escaleras, la de ideas y propuestas que aparecieron!!!!. Y los directores se sumaron, nos regalaron su mejor propósito para el 2015: más ilusión, más pasión, más tolerancia, más compañerismo, más comunicación, más éxitos, etc.  para acabar, como no podía ser de otra manera, con el mensaje principal: todos juntos sumamos, en nuestra empresa. 

Más!!!
Y acabamos cansados, agotados, destrozados pero con una sonrisa de oreja a oreja, por un día, por un rato, por un instante, muchas personas habían sonreído,  y lo habían hecho naturalmente, sin esfuerzo

Así, días después, las sonrisas parecían flotar en el ambiente, y quisimos conservarlas, y nos fuimos a ver a las entidades sociales con las que colaboramos para que, también, pudieran regalarnos sus mejores sonrisas, y lo hicieron!!!!! 

No sé como quedará el video, igual no refleja lo que os he contado, en unos días lo sabremos. Lo que sí sé, es que la sonrisa empieza por un@ mism@ y se contagia, y la siguen las miradas y los gestos que se vuelven cercanos, amables y sinceros. Hasta hay quien afirma que la sonrisa es productiva, entonces, porqué nos cuesta tanto sonreír? 

Convencida estoy que con una sonrisa "todo pasa mejor", que debemos promoverla en las Empresas y como decía Gustavo Adolfo Becquer:

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso ... yo no sé
que te diera por un beso.

Y aquí está el video acabado, espero que os guste, Todos juntos sumamos!!!

Puedes añadir el post a tu libreta: