Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

domingo, 25 de noviembre de 2012

No teníamos webs y llegaron las apps

En garde!
Llevamos años discutiendo y debatiendo sobre los criterios a tener en cuenta para considerar un recurso en internet fiable en cuestiones de salud. En 1996 la fundación HonCode (Suiza) define su Código de Conducta para sitios web médicos y de salud centrándose en uno de los principales temas sobre atención sanitaria en Internet: la fiabilidad y la credibilidad de la información. Desde entonces, HonCode dispone de un sistema de certificación voluntaria basado en 8 principiosEn España, en 1999, se crea el programa de calidad y certificación Web Médica Acreditada (WMA) del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona al que se adhieren los sitios webs que se comprometen a cumplir el Código de Deontología del Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña y el Código de Conducta de WMA. Además de estos dos sistemas de certificación han surgido otros posteriormente pero la comunidad sigue emitiendo opiniones y razones diferentes para defender y atacar alternativamente posturas a favor y en contra de estos sistemas, sin llegar, a pesar del tiempo transcurrido, a ningún tipo de consenso global.

Han habido otros intentos de decálogos y recomendaciones que han querido guiar, sobretodo a pacientes y ciudadanos en la mejora de su criterio en cuestiones de salud para "fiarse" de lo que corre por la Red. También han habido intentos por agrupar y reunir recursos para pacientes, profesionales y otros colectivos en directorios, wikis y mil y un espacios que han dispersado el panorama. Lo que sí resulta sorprendente es que en todo este tiempo nunca nos hayamos atrevido a señalar con el dedo "lo que no es fiable" (directorio de recursos engañosos, erróneos, mentirosos????).

Y mientras estábamos con sellos sí, sellos no, decálogos y recomendaciones van y vienen han irrumpido con fuerza y en silencio las aplicaciones móviles de salud que nadie ha visto, ni validado, ni certificado, ni nada de nada. Parece que Apple ha estado estudiando medicina, enfermería, fisioterapia o haciendo un máster en salud para que miles de usuarios se descarguen variopintas apps, algunas con incidencia directa en su salud, fiándose de comentarios no reconocidos y número de descargas. Los humanos somos bastante así, años discutiendo si son churras o son merinas y sopapo al canto en la dirección contraria. 

Hace una semana  en el Monasterio de Poblet participaba en una mesa redonda sobre TIC y salud en la que los 4 ponentes hacíamos un viaje corto e intenso desde el 2.0 a las apps de salud. En el debate, se concluyó que había necesidad de regular el mundo de las apps pero todavía no disponíamos de la fórmula correcta: certificación, legislación como dispositivos móviles, decálogos y recomendaciones...
Ayer, en un reputado curso de ORL un otorrinolaringólogo, en el transcurso de su ponencia, mostraba a sus colegas una app para pacientes con apnea del sueño que en función del ritmo respiratorio y de los ronquidos lo despertaba y elaboraba el patrón del sueño para que por la mañana lo llevase en su iphone a su médico.

Ahora parece que hemos olvidado el 2.0, la actitud y los medios sociales para centrarnos en las apps que el "app-paciente" como dice Julio Mayol nos va a traer a la consulta. Hay que reconocer que los profesionales de la salud no ganamos para sustos y la tecnología nos ha vuelto a dar un revolcón. 

29 noviembre de 2012 a las 22h
Ante este panorama tan movido, tuit a tuit con mis colegas Miguel Ángel Mañez y Rául Ferrer nos hemos líado de nuevo y hemos propuesto a la comunidad de salud un tweetup (encuentro en twitter) el próximo 29 de noviembre a las 22h para, durante una hora, reflexionar sobre la fiabilidad de las aplicaciones móviles de salud (#appsalud).  No sabemos que resultará, tenemos ganas de conversar con otros profesionales e intentar responder a las 3 preguntas que nos hemos hecho:
  • Q1: ¿Qué criterios debemos tener en cuenta para fiarnos de una app de salud?
  • Q2: ¿Acreditación de las apps de salud? ¿Quién acredita?
  • Q3: Normativa legal, recomendaciones o sellos de calidad

¿Te lo vas a perder?

sábado, 10 de noviembre de 2012

Al fin... libre !!!!

Ayer me fuí a cenar con mis "amig@s del Tecnic", sí con mis amig@s del cole, de hace.... unos cuantos-muchos años, tantos como...35? Son aquell@s niñ@s con los que a golpe de travesura, amores adolescentes y despedidas (que nunca eran "un adéu per sempre") nos hicimos mayores para con 18 años separarnos y enfrentarnos al mundo. Ha pasado el tiempo y cada uno con su vida y sus vivencias acude a la llamada y nos vemos, de vez en cuando, con la ilusión del reencuentro para, comprobar "en carne y hueso" que tod@s estamos BIEN. A mí, me gusta saber, que ell@s siguen ahí, que pasamos años sin saber unos de otros y de golpe, por algún motivo desconocido, sentimos un cosquilleo extraño y necesitamos vernos. Necesitamos, sobretodo, escucharnos y contarnos, igual que hacíamos en las horas pasadas en el patio del colegio, lo que nos gusta, lo que no nos gusta y lo que queremos ser de "mayores". 

Institut Tècnic Eulàlia (Casa Pons Arola de 1912) 
Ahora, como decía más de uno el jueves, estamos en un momento de reinventarnos, de recuperar "nuestra vida" pues nuestros querubines crecieron y empezamos a asumir que los años han pasado rápido, muy rápido.
Mientras cenábamos, entre anécdotas habituales de tiempos escolares (y eso que no hicimos la mili juntos!), risas y conversaciones variopintas, aprovechamos para repasar lo que cada uno sabía de los ausentes (los que en esta ocasión no habían acudido) y la evolución de los estados civiles de la parroquia. Nada más trascendental pero, al encontrarme flanqueada por dos separados "al fin libres" como me repitieron en diversas ocasiones, les pregunté a que se referían con eso de que su tesoro más preciado era la libertad reconquistada. Mis felices separados lucían orgullosos su libertad hogareña ganada tras sendas separaciones y defendían su soltería, la compañía a demanda  y el hago lo que quiero. Tanto lo argumentaron que casi nos salió alguna cosa parecida a "Los puntos claves de un separado en libertad":
  • No es obligatorio hacer la cama, si no la haces no pasa nada, cuando vuelvas por la noche, allí te estará esperando el fantástico agujero que dejaste por la mañana. 
  • Los polos no se planchan. Calentitos de la secadora estíralos bien o si lo prefieres cuélgalos en una percha y tendrás un perfecto ambientador en casa. 
  • No sufras por conseguir el mando del televisor, ahora es tuyo, sólo tuyo, exclusivamente tuyo. 
  • Por la mañana, cuando te despiertes medio dormido nadie te hablará. Tranquilamente y en silencio podrás ducharte y tras el café empezar a planificar el día. 
  • Los fogones de la cocina si no se usan no se manchan y no hace falta limpiarlos. Hay microondas y grandes platos fríos de la gastronomía que van a hacerte la vida más fácil. 
  • A la cama, por la noche cuando tú lo decidas y consideres, no oirás más aquello de "a acostarse que ya es tarde". Si al día siguiente necesitas palillos en los párpados bueno, es una opción!!! 
  • ¿Cómo hay que dejar la tapa del WC? Este punto es el mayor enfrentamiento masculino-femenino, ya que tanto los hombres en pareja como separados coinciden en su posición aleatoria, como quede cuando acaban (generalmente ellos se marchan sin moverla y nosotras siempre, o casi siempre la bajamos). 
  • No olvides definir y reservar el espacio en el sofá o silla del comedor para tirar la americana, cazadora o prenda de vestir que te apetezca al llegar a casa. 
Reí mucho, sí pero también me quedé pensando que ahora, cuando más de moda están los medios sociales, más conectados podemos pasar el día y no paramos de hablar en términos de compartir, colaborar y un largo etcétera de co's, resulta que en el mundo analógico algunos optan por caminar solos con su libertad "a medida".



Nino Bravo y su "Libre" en 1980

lunes, 5 de noviembre de 2012

Tengo una amiga

Tengo una amiga a la que conocí en un ya lejano 1r Congreso de la Blogosfera Sanitaria. Tengo una amiga a la que leo en sus variados registros: como médico y anestesista que es, como madre multitarea con su Terro y Susanita, como esposa de su Santo con sus dimes y diretes.  La leía en sus fogones que ahora, oh sorpresa se han convertido en un libro. Sí, sí, del blog al libro, camino inverso a lo que la mayoría piensan, sus aventuras y desventuras leídas en el mundo virtual estarán ahora al alcance de los que todavía no se asoman a esta ventana digital.

Me hace ilusión, que mi amiga Ana, con la que me río a menudo, aprendo humanidad dentro y fuera del quirófano y me hace saltar las lágrimas con historias que me ponen los pelos de punta, pegue un salto y se convierta en "escritora con libro"
Pues ya lo sabéis, Ana, la doctora Jomeini para los amig@s ha publicado "El blog de la doctora Jomeini" (disponible para todos los gustos, en papel y en ebook) cuyo biblet (forma fashion como dice Ana de llamar a los primeros capítulos gratuitos del libro) podéis leer pulsando aquí.
Deseo que "La Jomeini" triunfe con su novela, pues mi amiga Ana (con la que me río a carcajada limpia cada vez que nos vemos) tiene muchas cosas que contarnos y más que vendrán.

Suerte #Jomeini !!!

Puedes añadir el post a tu libreta: