Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

viernes, 10 de marzo de 2017

La soledad de la corredora digital de fondo

Preparaba hace unos días mi presentación para la mesa redonda "Nuevos formatos de innovar y comunicar para emprendedores científicos" en el Congreso Nacional para científicos emprendedores. Conocí "en persona" a Andreu Prados con motivo de mi participación en la actividad Lessons learned de Biocat. Me había pedido contar a una juventud emprendedora que, incluso en una gran empresa farmacéutica, los recursos para comunicar no son ilimitados y nuestra comunicación digital estaba al alcance de todo el mundo.  Así, me puse a repasar y toquetear, sí, sí, toquetear pues cada vez que miro una presentación e imagino que voy a decir y como voy a hacerlo cambio algún texto, alguna imagen, o lo que sea!!! Y fue al llegar al cronograma de 20 años en Internet cuando se me fue la cabeza, retrocedí al 1995, recién licenciada en medicina y habiendo abandonado mi primer y único intento de MIR por batir un récord y entrar en el libro Guiness de los records.

Legendario modem de 56K
Eran mis primeros años usando Internet, eran, tiempos de modems de 56K, que para conectarlos (dejando sin teléfono a toda la familia) hacían unos ruidos extrañísimos. Y si conseguías entrar, que sensación más extraña navegar con Mosaic y esperar pacientemente a que "bajaran" las páginas a tu pantalla. Qué tiempos aquellos!!!! Se paseaba muy poca gente en Internet (nadie o casi nadie tenía conexión en casa), los navegadores permitían la navegación sin imágenes para no morir en el intento de ver algo y las páginas se escribían en rudimentario HTML.
En aquel entonces las pocas personas que empezábamos en Internet no éramos ni frikis, estábamos ya en la categoría de locos y locas. Pasé varios años en una empresa de servicios informáticos y de Internet en el mundo de la salud para la industria farmacéutica y tras mi primer embarazo le pegué un golpe de timón al rumbo de mi vida profesional y entré en una farma a llevar el proyecto de Internet. Mirando en la distancia que me permiten 17 años en todo esto, creo que ha sido una verdadera carrera de fondo. Los inicios no fueron fáciles, "un bicho raro en la oficina y encima médico" que va a dedicarse a Internet, mira tú, van a pagar a alguien para que "se divierta en la Red". Se sucedieron años de predicar Internet internamente, de mostrar que el canal era útil y de "vaticinar" (sí, sí gururear) que aquella superRed, algún día sería importante.
Así, casi sin darme cuenta, año tras año evangelizaba a propios y extraños del uso y sobretodo de la aplicación de Internet y sus servicios al mundo de la salud. Recuerdo con cierta nostalgia la sorpresa que provocaba que una persona licenciada en medicina y cirugía hubiese decidido dedicarse a la tecnología y me sonreía cuando decía que mi perfil no era técnico, que sólo era una médico curiosa. Y en 2008 aterrizaron con fuerza los medios sociales, la Red ya permitía navegar velozmente y ver videos sin interrupciones, todo crecía exponencialmente y sin freno: las webs y los blogs, los vídeos en Youtube, los curriculums en Linkedin y poco después las fotos en Instagram.

Bienvenidos y bienvenidas a la era de la participación y de la conversación, la era del todo se dice y todo se repite y se multiplica en los diferentes medios sociales y poco o nada se comprueba. Empiezan años de frenética actividad 2.0, llegan frases que ahora parecen sacadas del túnel del tiempo: las pantallas acercan la piel, el 2.0 da mucho sueño, si no fuera por todos nadie sería nada y tantas otras que van pasando por mi memoria.. Y ahora, con 22 años en Internet a mis espaldas me doy cuenta de la larga carrera de fondo recorrida. Me he cruzado con muchas personas en todo este tiempo y, pocas de ellas siguen hoy en todo esto. Y sí, seguir en este frenético mundo digital en el que todo está explicado, todo está comentado, todo está discutido y todo está dicho no es tarea sencilla. Cierto que con el paso tiempo te desinflascomo cuando acaba el enamoramiento para dar paso al amor, y así, casi sin darte cuenta vas desenamorándote del frenesí 2.0 y encarar tu madurez digital, más sosegada, más selectiva y más tranquila.

Mi primera presentación en slideshare hace 7 años. Como vuela el tiempo!!!!

Creo sinceramente que aquí estoy, más madura, más reflexiva y más sosegadaMuchos y muchas se quedaron por el camino, ya fuera por abandono "cuesta mucho cambiar la cultura corporativa en una gran y tradicional empresa como una farma", ya fuera por cansancio "esto del digital cansa mucho, 24x7 es morir en el intento" o bien por silencio administrativo "y encima se piensan que no hago nada". Así, concluyo que la salud digital es una gran y ardua carrera de fondo para la que no todo el mundo está preparado y además, gran parte del camino, ha sido en la más absoluta soledad. 

Y os preguntáreis, entonces qué es lo que más cuesta del 2.0?
llegar es fácil, lo difícil es mantenerse

domingo, 22 de enero de 2017

Una tendencia, ¿nace o se hace?

¿Trending?
Discutíamos acaloradamente Víctor, mi colega profesional más cercano, y yo, mientras trabajábamos en la definición del nuestro plan de comunicación y Responsabilidad Corporativa (RSC). La discusión versaba sobre si una tendencia nace o se hace y así :
  • Víctor insistía en que marcarse como objetivo convertirse en tendencia tenía un punto de prepotente. Defendía, con vehemencia, que las tendencias aparecen "cuando haces las cosas bien" y que la gente, con el tiempo,  te lo reconoce. A partir de ahí, quizás, te acabas conviertiendo en tendencia. 
  • En el otro lado, yo argumentaba que para ser tendencia era importante desear serlo y diseñar una hoja de ruta. Argumentaba que "hacer las cosas bien" no suponía ser tendencia sin más, que para serlo, has de aprender de la experiencia e intentar sistematizar lo que estás haciendo.
Por suerte, al cabo de un rato, tras nuestra vibrante conversación, creo, que llegamos a puntos de acuerdo:

  • Convinimos en recopilar y analizar lo que estábamos haciendo y como lo estábamos haciendo en RSC. Ejercicio, por otra parte, muy recomendable para cualquier proyecto que acometamos. 
  • Enumeramos lo que había funcionado y también lo que había fracasado.
  • Analizamos lo que habíamos cambiado respecto a lo "que siempre se había hecho", lo nuevo que habíamos incorporadolo que habíamos dejado de hacer.
  • Recogimos los puntos básicos identificados y definimos nuestro modelo conceptual.
Llegados a este punto acordamos los 5 pilares básicos del nuestro nuevo modelo de RSC:
  1. Desarrollar una solidaridad consciente y constante
  2. Atender a los síntomas, pero sobretodo actuar sobre las causas
  3. Ayudar a los que ayudan
  4. Centrarse en proyectos de tu ámbito de actuación
  5. Identificar las necesidades de tu entorno
Huelga decir que quedamos satisfechos con el resultado, 5 pilares en los que cualquier organización grande o pequeña puede trabajar en materia de responsabilidad social corporativa. La manera es sencilla y bastante científica: prueba, analiza y cuenta!

No somos ni queremos ser gurús de nada, creemos que compartir nuestro modelo conceptual de RSC nos ha de servir para crecer y mejorar gracias a los resultados que obtengan otras personas y entidades en su aplicación. Y, si volvemos al título, cuando eso ocurra, si el método funciona, seremos tendencia???

Os dejo algunos enlaces que complementan el post y pueden ser de ayuda:
Y me he animado a resumir el post en una infografía por si os es más práctica, a ver que os parece:

Puedes añadir el post a tu libreta: